La ONU ha presentado su Índice de Rendimiento para el Cambio Climático 2017 y los resultados son claros, todos los esfuerzos realizados hasta ahora no son suficientes para lograr la reducción de 2 grados en la temperatura global y es por eso que han pedido acelerar la revolución energética.

En este índice se catalogan a las 58 naciones responsables del 90% de las emisiones de CO2 y se determina si las medidas tomadas por ellas han beneficiado en alguna manera al medio ambiente. Al parecer, este año muchos países no han hecho los deberes y casi toda la unión europea recibió malas calificaciones por parte de la ONU.

Los únicos países europeos que destacaran en esta ocasión fueron Francia (gracias al acuerdo de París), Suecia y Reino Unido, país que planea eliminar su dependencia al carbón para 2025. China, el mayor productor de emisiones de CO2 a nivel mundial, ha hecho avances para reducir su impacto, paro tampoco alcanzó una buena calificación debido a su inmensa dependencia al carbón y combustibles fósiles.

El caso más grave ha sido Estados Unidos, el segundo país más importante en lo que a emisiones de CO2 se refiere, ya que, después de las elecciones presidenciales, su posición sobre este tema es muy incierto, lo único que se sabe es que el presidente electo Donal Trump considera que el cambio climático es una invención de los chinos y que planea fortalecer la industria de combustibles fósiles en su país, algo que solo puede traducir como una muy mala noticia.

acuerdo-paris-revolucion-energetica

París y Trump

Las preocupantes declaraciones del presidente electo Donal Trump se extienden al famoso Tratado de París, del cual planea retirar a Estados Unidos. El impacto a sido tal que el propio presidente de Francia,  Francois Hollande, ha tenido que salir a hablar al respecto, dejando en claro que esta tratado es irreversible.

Hollande dijo también que entablará un dialogo con el presidente electo de Estados Unidos en representación de los más de 100 países que han firmado el tratado para recalcar la importancia del mismo y procurar la participación de la economía más importante del mundo en la revolución energética que está por venir, la cual solo podría ser significativa si ese país logra disminuir sus emisiones de CO2

Vía | Phys

Por el momento no hay comentarios