La Oficina Nacional de Estadística de China informó que durante el 2016 el consumo de energía del gigante asiático aumento en un 1.4%, sin embargo, el consumo de carbón para la producción de energía se redujo en un 4.7%.

China ha logrado disminuir su dependencia al carbón en gran medida a las inversiones que su gobierno y la industria privada ha realizado en la creación de nuevas plantas de energía solar y de energía nuclear. Estas medidas garantizan que las grandes y hambrientas ciudades del país puedan aumentar su consumo de energía y al mismo tiempo disminuir su impacto ambiental.

Lo mejor de esta noticia es que este decremento es parte de una tendencia que parece continuará por los siguientes años. En 2015 se reportó que la dependencia al carbón disminuyó en 1.28%, para el siguiente año se informó que ese porcentaje había llegado a los 3.7% y ahora el consumo de carbón descendió otros 4.7%.

Cerrando y creando

Otro factor que ha ayudado a mantener estos porcentajes de dependencia al carbón descendentes es la iniciativo de cerrar plantas eléctricas potenciadas por este hidrocarburo. Hace poco comentamos que cerrarían 85 plantas existentes o en desarrollo y ahora se sabe que este numero podría aumentar hasta las 104.

Si unimos esta media a los crecientes planes de China por incrementar sus plantas nucleares y al hecho de ser el mayor productor de energía solar del mundo, podemos estar seguros que este país se convertirá pronto en el ejemplo ha seguir por parte de las grandes potencias en cuanto al manejo del carbón como productor de energía, aunque es evidente que aún queda mucho por hacer.

Vía | CleanTechnica

Por el momento no hay comentarios