Este martes el estado australiano anunció sus planes de invertir $113.3 millones de dólares en la adquisición e instalación de un nuevo sistema de almacenamiento que permita aprovechar al máximo los recursos eólicos que podrían ser la solución a la creciente demanda energética de la región.

La región sur de Australia enfrente una ola de calor que ha provocado un notable incremento en las necesidades energéticas de la población. Esa misma zona se caracteriza por contar con el mayor suministro de energía renovable del país, sin embargo, el problema no radica en la capacidad de producción, sino en el almacenamiento.

Esta primera inversión del estado australiano forma parte de un programa de $385 millones de dólares que busca eliminar la crisis energética de Australia al aumentar la capacidad de almacenamiento. Además de estas medidas, se sabe que el gobierno construirá una planta generadora potenciada por gas natural que costará $272 millones de dólares y proporcionará 250 MW de potencia.

Por si todo esto fuera poco, Australia contará también con la ayuda especial de dos millonarios amantes de las energías renovables, el señor Elon MuskMike Cannon-Brookes.

Un poco de ayuda millonaria

El pasado viernes, Elon Musk comenzó a hablar con el multimillonario australiano Mike Cannon-Brookes en Twitter sobre una solución al problema de energía que enfrenta el país. Musk afirmó que podría conseguir instalar 100MW de almacenamiento en baterías, a un precio de $25 millones de dólares, dentro de 100 días. Si fallaba, proporcionaría el sistema completo totalmente gratis.

Por su parte, Cannon-Brookes pidió únicamente siete días para resolver la pollita y la financiación del proyecto, y el gobierno manifestó también que están dispuestos en apoyar la propuesta de Elon Musk e incluso en trabajar de manera conjunta con una “figura representativa” de las energías renovables como lo es Musk.

Con todas estas medidas estamos seguros que la crisis energética de Australia no durara mucho tiempo, y lo que es mejor, es que la solución vendrá de la mano de las energías renovables o por medios de bajo impacto ambiental.

Vía | Inverse

Por el momento no hay comentarios